funlibre

Ir a FUNLIBRE

 

Ir a La Red Latinoamericana

Centro de Documentación Virtual en Recreación, Tiempo Libre y Ocio

 

Ir a la Red Nacional de Recreación

Servicio de la Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica

 

 

 

Documento:

ENFOQUES Y PERSPECTIVAS DE CRECIMIENTO Y DESARROLLO DE LA FORMACION Y LA INVESTIGACION EN RECREACION

Autor:

ESPERANZA OSORIO CORREA

Directora Ejecutiva Nacional FUNLIBRE

Origen:

II Simposio Nacional de Investigación y Formación en Recreación.
Vicepresidencia de la República / Coldeportes / FUNLIBRE
27 al 29 de Septiembre de 2001. Bogotá, D.C., Colombia.

 

 

 

 

×  Ir a Centro de Documentación

 

Ú   Uso apropiado
del Documento

 

Ø Ponencias del Simposio

 


Ponencia


 

Crear comunidad en recreación sigue siendo el reto. A través de los simposios y eventos académicos que se han desarrollado dentro del marco del Plan Nacional de Recreación 1999 – 2002, se ha venido creando conciencia de la necesidad de legitimar a la recreación como objeto de estudio. Sin embargo, las universidades siguen siendo una de las grandes ausentes de estos procesos. Como condición de equidad en la participación, las convocatorias siempre han sido amplias, y en la medida de los posible se ha irradiado a otros sectores diferentes a la recreación, a las instituciones del sistema, a los ámbitos públicos y privados, a todo el país geográficamente hablando.

 

Seguimos entonces en el intento de medir cómo estamos y para dónde vamos, pero no a partir de un ejercicio de escritorio sino con la participación colectiva de muy diversos actores.

 

Hemos avanzando? Numéricamente la Red Nacional de Recreación se ha ampliado desde 1998 hasta la fecha en más de 1000 miembros, pero el incremento cuantitativo ha conducido a un crecimiento cualitativo?, efectivamente no, los nodos departamentales y por áreas no se han organizado o fortalecido, salvo ejemplos incipientes en algunos departamentos, no se han autogenerado mecanismos de comunicación, generación de conocimiento o alternativas de consolidación del sector desde la red.

 

Estos vacíos en la consolidación de la red nos impiden en la actualidad valorar los avances para las áreas de formación e investigación, si se han generado propuestas de investigación desde la especificidad de la recreación, si se ha innovado en los procesos curriculares, si han surgido propuestas novedosas de formación, no se conoce. Esto responde a la falta de consolidación de la Red Nacional de Recreación como mecanismos de coordinación y comunicación y a la inexistencia misma de una comunidad o grupo nacional que lidere estos procesos de consolidación y difusión de las producciones en el área.

 

De ahí que una de las metas, a la que invitamos a todos los asistentes a que se unan, es a aprovechar estos espacios para concretar y operacionalizar aquellos mecanismos que definitivamente nos permitan identificar el estado del arte, las reflexiones vigentes, los retos y los avances del Plan Nacional de Recreación y de la Red Nacional de Recreación.

 

En este contexto, el enfoque con que se plantea este simposio, es que se constituya en un espacio de reflexión, cuestionamiento y crítica constructiva de lo que se está haciendo en el sector, particularmente desde las áreas de investigación y formación.

 

Si la apuesta como se dijo en el simposio anterior, y se reitera en este, es crear comunidad, debemos empezar por preguntarnos que nos une. El trabajar por y para la recreación no parece ser suficiente. En algún lugar del camino, se ha dado una ruptura por factores que no hemos identificado o intencionalmente no hemos abordado para trabajar estratégicamente sobre ellos.


 

Desde el sentido que aquí se propone, se sugieren algunos aspectos que considero, podrían ayudar justamente a que exista un punto de encuentro que nos convoque y articule, desde el fondo para lograrlo desde la forma.

 

Tales factores, si bien no tienen la pretensión de abarcar o ser la última verdad en cuanto a la forma de ver nuestros procesos, si se dejan para la reflexión porque atraviesan las dinámicas académicas y científicas y las maneras cómo las articulamos a los procesos de gestión y vivencias. Al respeto sólo señalaré: la teorización en recreación, las nuevas formas de producción del conocimiento y las reflexiones pedagógicas actuales.

 

En relación con el concepto de recreación, a veces los escritos sugieren que no avanzamos más allá de las teorías tradicionales cómo anclaje los conceptos subyacentes a la vivencia, o incluso en los espacios académicos e investigativos. En este simposio vemos un avance, a ponentes que se atreven a construir una propuesta a partir del concepto de “recreo Humano”1 o el análisis del vínculo entre recreación y desarrollo humano2, en la práctica de la recreación parece “notarse” una tendencia anti-intelectualista donde parecería que avanzar en la teorización fuera más un obstáculo que un avance.

 

Si para lograr que la recreación se posicione y reconozca tanto en la academia como externamente como un campo de estudio maduro y complejo con su propio marco metodológico y epistemológico, las investigaciones y reflexiones en lo formativo deben debatirse y argumentarse más allá de campos específicos, por ejemplo recreación y convivencia, o recreación y recuperación de tradiciones, o recreación y educación popular, entre otras.

 

Bricknell3 plantea que la recreación es “la hermana huerfana” de la sociología y para muchos aún mantiene una muy pobre relación con las ciencias denominadas duras y las ciencias sociales. Por lo tanto, el reto está en darle mayor legitimidad académica y hacer de la recreación un campo de argumentación competitivo y fomentar ambientes académicos donde se investiguen y se desarrollen debates teóricamente robustecidos y rigurosamente conceptualizados, partiendo de manera enriquecida, desde los desarrollos teóricos de otras disciplinas. No se trata de inventar lo inventado o desconocer años de producción científica, sino de construir desde las posibilidades que da el desarrollo del conocimiento un campo de estudio propio.

 

Intentar avanzar en esta conceptualización podría ser el anclaje que nos una en torno a una propuesta de legitimar académicamente la recreación como objeto de estudio. En este sentido hemos venido construyendo, aún de manera liviana, un concepto de recreación a partir de los modelos sociológicos y psicológicos, en un intento de poner estas disciplinas al servicio de la recreación como un todo.  Como plantea Kelly4 la recreación es vista más desde la experiencia que desde la actividad y tiene la ventaja de mostrar los aspectos no evidentes  y los variados significados que un sujeto puede encontrar en una diversidad de actividades. Al respecto Neulinger5 plantea que la experiencia posibilita en los participantes sentimientos de libertad y satisfacción. En esta dimensión de la vivencia se combinan factores motivacionales y objetivos en los que el participante busca su propia satisfacción más que la de otros.

 

Como experiencia social, y desde una mirada interpretativa,  las actividades de ocio y recreación posibilitan a los participantes intercambio de significados de sus experiencias, creencias, roles, entre otras, que permiten que los espacios sociales y de socialización que se crean, se constituyan en un espacio humano donde se evidencian valores, formas de ser y hacer que igual se han construido a partir de historias individuales y colectivas.

 

Analizar la experiencia de la recreación desde estas miradas tiene profundas implicaciones en relación con nuestros propios conceptos de ser humano y sociedad. Se parte de que la experiencia se construye a través de los significados que el sujeto da a la misma, a partir de las construcciones sociales de su entorno, es decir, elabora sus significados en el encuentro con un entorno espacial, temporal, subjetivo e individual que se cruzan con la influencia de categorías tales como raza, genero, edad. En el contexto de esa “vivencia” se vinculan individuo y sociedad re-creando en el sujeto una diversidad de significados, que le posibilitan que la misma se constituya en una mediadora de procesos de autosatisfacción y satisfacción, libertad y creación que se revierten en sus propios procesos de desarrollo.

 

Es en estos mismos espacios que el sujeto en su relación con los otros, arma un tejido de interacciones, que en si mismos se constituyen en ambientes pedagógicos, de socialización, que desde la perspectiva de un uso intencional de la recreación, son los que hacen posible asumir opciones de recreación no alienadas o por lo menos con una mirada suficientemente crítica, para identificar hasta que punto, y desde la visión hegemónica del ocio, estamos asumiendo libremente una ópción particular de recrearnos.

 

Las formas de recrearnos son construcciones culturales donde la libre lección no es posible?, cómo atraviesa la experiencia las dimensiones del desarrollo humano para constituirse en un satisfactor sinérgico6, son preguntas que se dejan para el debate y el análisis, reconociendo que a lo aquí brevemente expuesto subyace una discusión epistemológica que aún no hemos dado en lo colectivo en nuestro contexto.

 

He insistido a lo largo de las conferencias que he presentado en estos eventos, que estamos tarde de preguntarnos colectivamente, como comunidad, por la recreación y sus posibilidades teóricas y metodológicas para llegar en el momento de la experiencia a lo subjetivo del ser humano, sus miedos, desencuentros, angustias y cómo lanzarnos a la propuesta de crear alternativas institucionales de recreación, que sin perder la lúdica o el componente libertario, -que es donde existe más acuerdo-, el sujeto en la vivencia, pueda dinamizar procesos individuales y grupales que conduzcan a la construcción inter e intrasubjetiva de experiencias que se reviertan en su propia autrotransformación y transformación del entorno.

 

En lo colectivo significa que trasciende los muros de las universidades y en general de los ámbitos académicos y científicos. En los últimos años se ha venido dando un cambio en las maneras de producción del conocimiento, que, constituye un grupo de tendencias claras que no resulta fácil ni conveniente ignorar7.

 

En estas tendencias se han identificado varios aspectos que influyen sobre la forma como hoy nos asociamos para crear una sociedad del conocimiento, tomar las decisiones, manejar la información para efectos de su articulación a los procesos prácticos, entre otras.

 

La evidencia muestra que en la actualidad se dan prácticas sociales y cognoscitivas nuevas y más diversas, con impactos e implicaciones importantes, no solo sobre la producción misma del conocimiento, sino acerca de la conveniencia de la situación actual de las instituciones que tradicionalmente han producido ciencia, sean universidades, centros de investigación, o laboratorios industriales.

 

La nueva situación plantea que el conocimiento se genera también en el marco de aplicaciones concretas y en contextos más complejos, exige la concertación y el acuerdo en relación con las prácticas cognoscitivas, sociales y culturales, provenientes de diferentes contextos – prácticos – académicos y científicos – y de diversas disciplinas. No se trata de “armar una colcha de retazos” sino de encontrar como resultado final cuerpos teóricos y empíricos que se constituyan en una mirada pluridisciplinar y pluriespitemológica.

 

Esto conduce a que la conformación de los grupos de investigación ahora incluyan en si mismos diferencias en conocimientos, habilidades, miradas, culturas, individuales e institucionales, lo que ha ampliado la mirada a los procesos organizativos que se dinamizan para producir conocimiento, aumentando la capacidad potencial para hacer investigación (universidades, ONGs, empresa privada, centros de servicio) apoyados por una tecnología que hoy en día permite crear redes de comunicación más amplias y efectivas.

 

Este complejo tejido, retroalimenta de manera permanente los procesos de producción de conocimiento, aumentando los intereses, ejes problemáticos y contextos, lo que permite una reorganización vital y dinámica de los grupos de investigación en función de motivaciones y problemas circunscritos a realidades concretas de regiones, países, o campos disciplinares.

 

El uso social del conocimiento que se ha venido instaurando, en la medida que permea la toma de decisiones en lo político y en las prácticas mismas, condiciona cada vez más la calidad del trabajo investigativo y exige igualmente una mayor responsabilidad y priorización de la inversión en recreación.

 

Estas nuevas condiciones para la producción de conocimiento, exige a las universidades unos procesos de adaptabilidad a tales efectos, no únicamente en sus estructuras administrativas sino en la formación de los profesionales. Cambios que se unen a las reflexiones pedagógicas en torno a las políticas educativas, a los procesos asociados a la construcción de los currículos y los planteamientos a nivel pedagógico y didáctico.

 

Si analizamos estas tendencias en relación con la recreación, vemos que la situación no es distinta, particularmente en Colombia y considerando incluso los impactos de la globalización, las formas de producción de conocimiento, y las competencias necesarias de quienes realizan la investigación, sea porque están en los contextos académicos o de generación de servicios, las condiciones de posibilidad que debemos crear, se vuelven más exigentes en los niveles organizacional (las diversas instituciones del sistema: cajas de compensación, universidades, corporaciones, etc.) y en el ámbito de las competencias individuales y grupales.

 

Por una parte, las universidades están llamadas a mantener espacios privilegiados de conocimiento, pero igualmente las condiciones actuales le exigen articularse a procesos que externos a ella, son por excelencia la fuente de definición de problemas y espacios de investigación y retroalimentación. Por otra parte, las organizaciones prestadoras de servicios, han de buscar las formas de flexibilización y vías para articularse a los procesos de producción de conocimiento, para que se constituyan en agentes protagónicos de tales procesos en sociedad con el ámbito académico.

 

Aunque parece simple decirlo, el reto tiene serias y profundas implicaciones en las formas de ser y hacer educación en recreación. Los programas de licenciatura están formando los recreadores que la sociedad necesita?, no únicamente en contenidos sino en sus competencias desde el ser?, más aún cuando conceptualmente muchos enfoques asumen a la recreación, el deporte y la educación física como una sola categoría conceptual, tal como se plantea en los lineamientos del Ministerio de Educación?

 

Como anoté anteriormente, es la primera tarea que hemos de abordar, pero dentro de un marco académico – sea éste formal o no formal – y con un concepto de comunidad académica ampliado, donde toda la propuesta le apueste a la formación para la crítica, la reflexión y la formación para ser como un todo integrado.

 

De acuerdo con Savater 8 la educación permite a los sujetos superar los límites de su propia experiencia personal y mediante las herramientas simbólicas que adquieren en el proceso, resignificar y encontrar caminos nuevos, creativos e inexplorados.

 

Estas búsquedas suponen la construcción de sujetos libres, lo que se plantea también como un objetivo explícito de la enseñanza. La pregunta sobre la libertad y la autonomía como fin último de la educación, ha de analizarse a la luz del proceso pedagógico.

 

Como anota Savater la libertad no es un a priori ontológico de la condición humana sino que se logra: ¨ser libre es liberarse¨ de la ignorancia, del determinismo genético moldeado, y también interrelacionarse con otros y tomar decisiones dentro de un contexto de una comunidad concreta. Desde esta perspectiva la educación ha, dentro de ciertos límites, contribuir a que de una condición de libertad sin intencionalidad, sin permear, se potencie y construya un sentido y hacer de libertad menos  egocéntrico: “el objetivo de la enseñanza es desbrozar por imposición la libertad latente del neófito para que florezca plenamente”.

 

La discusión en recreación acerca de la libertad y libre elección, será vacía en tanto los recreadores que facilitan la vivencia no se pregunten así mismos acerca de sus propios conceptos y condiciones del libertad, pues son quienes en últimas hacen posible la vivencia.

 

Por ello, el sistema educativo que soporta la formación del talento humano en recreación, debe de manera permanente, como cualquier otra disciplina repensar sus prácticas educativas y como tal ha de tomar una posición ideológica y política que le den una intencionalidad a la formación, dado que tales políticas son las que en lo concreto, se traducen en contenidos y prácticas en las aulas de clase, la cuestión es quienes y cómo se construyen y si representan la pluralidad de pareceres, creencias, ideologías de quienes participan de tal sistema.

 

Igual no se puede desconocer, que la escuela, la universidad y los ambientes educativos en general, están inmersos en un contexto de nación, territorio, comunidad, donde las políticas educativas se traducen en el quehacer del profesional en recreación, por lo tanto, transmiten enfoques y prácticas de la recreación que posibilitan o no su reconocimiento como una mediadora de procesos de desarrollo humano. Es en lo local, a partir del trabajo de los egresados de los programas de formación, donde se promueve una actitud crítica,   y donde se enfrentan las tensiones que permiten tomar decisiones autónomas y libres, bajo el supuesto que la libertad no toca al individuo en soledad.

 

De ahí la necesidad de tomar conciencia sobre aquellos aspectos visibles y no visibles de los programas de formación, y recordar que la formación no es un problema único del ámbito educativo, las mismas contradicciones que se presentan en ellos, por si mismos, se pueden constituir en mediadores y facilitadores de procesos de formación que coadyuven a construir posturas críticas frente a la realidad y la recreación como objeto de análisis.

 

En un país como Colombia, donde las desigualdades son más la norma que la excepción, donde las posibilidades y mecanismos de difusión, transmisión, adaptación y creación de conocimiento, son limitadas, donde nos encontramos con lo moderno y los postmoderno en zonas geográficas relativamente cercanas, donde las posibilidades de formación de los mismos maestros son diferentes, desiguales y de poco acceso en grandes regiones, y donde la desintegración del tejido social, entre otras, son el contexto en el que se da la vivencia, la pregunta por los fines de la educación en recreación se convierte en un imperativo.

 

Y es en este contexto, donde es necesario repensar la forma de progresar gradualmente hacia una educación que forme para la autonomía y la libertad, la superación de los modelos tradicionales, no puede darse a partir de un salto cualitativo, las transformaciones que se requieren son estructurales para que responda a los retos que le está planteando a la recreación la realidad nacional.

 

La educación en recreación debe evaluar sus procesos para identificar cuáles son los logros reales en el saber, el hacer y el ser de los egresados de sus programas, sus competencias para la generación de ciencia y tecnología y para desde el mismo, asumir una postura crítica frente a la recreación y su papel dentro de las dinámicas sociales.

 

Los problemas que tocan a los países latinoamericanos en materia de educación: una escasa actividad científica y tecnológica con un contexto muy poco estimulante por la escasa legitimidad social de la ciencia, una formación básica aún con problemas de calidad, un débil sistema de post-grados9 por mencionar algunos, influyen más drásticamente sobre el desarrollo académico y científico de la recreación dada su escasa legitimidad en tales espacios.

 

De ahí que no sean ajenas las directrices de política planteadas en el texto, salvo que creo que lo debemos tomar con una mayor fuerza e intencionalidad. La formación desde el pregrado en investigación, el replanteamiento de las instituciones en relación con sus políticas de investigación y paralelamente las necesarias conmodificaciones en lo administrativo y obviamente en los planteamientos pedagógicos y curriculares, que conduzcan a un saber liberador, a un saber instrumental y un saber reflexivo.


 

CONCLUSIONES

 

El propósito de este ensayo fue llamar la atención sobre algunos tópicos que se considera se pueden tener en cuenta en el momento de plantear acciones orientadas al desarrollo sectorial en las áreas de formación e investigación con el convencimiento del alto impacto que ello puede tener en el fortalecimiento de la oferta de programas y servicios a nivel de acceso y calidad.

 

Seguramente se quedan muchos por fuera del análisis, sin embargo para efectos de este simposio, es importante insistir en la importancia de una cultura del conocimiento donde los lenguajes científicos, académicos, de la práctica y en la gerencia armen un solo cuerpo, en la perspectiva de optimizar recursos económicos y no económicos y especialmente apostándole a enriquecer la “inteligencia” para la toma de decisiones estratégicas que garanticen que los beneficios de la recreación en Colombia se hagan realidad como un proceso cotidiano de sujetos, grupos y comunidades.

 

Ya para cerrar volvería sobre los puntos antes señalados en el cuerpo del ensayo en relación con los ejes enunciados:

 

·        La importancia de crear una  disciplina académica y de investigación articulando a todos los actores del sistema y no como nichos proveedores de conocimientos separados del desarrollo estratégico del sector.

 

·        Los cambios en los modos de producción de conocimiento tiene implicaciones en la formación y cualificación del talento humano, pero también en los enfoques y formas de acercarnos a la práctica investigativa desde lo epistemológico y metodológico, dada la diversidad de problemas a los que nos enfrentamos y sobre los cuales tenemos la responsabilidad ética de incidir desde su solución y la prevención.

 

·        Crear disciplina y rigurosidad nos obliga ha replantear nuestra relación con el conocimiento. La posibilidad de goce que puede vivenciarse a partir del desarrollo creativo de una teoría, o el escuchar un discurso que nos atrae, la lectura de un libro, se constituyen en si mismas en una posibilidad re-creativa. Sin embargo, como recreadores, facilitadores de la vivencia, en ocasiones miramos peyorativamente el que en la metodología se incluya siquiera una lectura, entonces buscamos “actividades” para que el texto llegue a los participantes, olvidando que las formas de acceso al conocimiento y la información son diversas y complementarias, no antagónicas.

 

·        Los grupos académicos agentes de formación de los presentes y futuros profesionales, de los recreadores empíricos, para efectos de actualización y contextualización de sus propuestas académicas, deben entrar en los debates pedagógicos y políticos actuales, la formación como sujetos políticos y ciudadanos, el desarrollo humano, las competencias para ciencia y tecnología, igual que la adquisición de habilidades para el hacer, forman un solo marco integrador de la formación del recreador, y lo necesita no sólo un país como Colombia, sino el contexto global actual.

 

Quedan muchos elementos por fuera como es el impacto de la tecnología y la influencia de los medios de comunicación en las formas de producción y acceso al conocimiento, el impacto de la globalización, los cuales igualmente deberán ser parte del debate.

 

BIBLIOGRAFIA

 

1 Sánchez, N. D. Concepto de Recreación Subyacente en la Escuela de Animación Juvenil. En Memorias II Simposio Nacional de Investigación y Formación en Recreación, Bogotá, 27 al 29 de Septiembre de 2001

2 Tabares, J.F. El Desarrollo Humano como marco de análisis del ocio en la actualidad. En Memorias II Simposio Nacional de Investigación y Formación en Recreación, Bogotá, 27 al 29 de Septiembre de 2001

3 Bricknell, L. Leisure? According to Who?. En Leisure: Modernity, Postmodernity and LifeStylaes. Leisure in Different Worlds, Vol. 1. LSA. London

4 Kelly, R. John. Meanings of Leisure: An Introduction. En Leisure Identities and Interactions. George Allen & Unwin, 1983, London.

5 Neulinger, Ch. The Psychology of Leisure. Charles C. Springfield III. Thomas, 1974.

6 Osorio, E. La Recreación como satisfactor sinérgico. Documento Inédito Funlibre, 1999.

7 Gibbons M. et al.  The New Production of Knowledge: The dynamics of science and research in contemporary societies.  Sage Publications, 1994.

8 Savater Fernando, El Valor de educar, Ed. Ariel, Colombia, 1997.

9 PROGRAMA DE NACIONES UNIDADES PARA EL DESARROLLO. Educación para la Ciencia y la Tecnología, capítulo 8. En Educación La Agenda del Siglo XXI – Hacia un Desarrollo Humano.PNUD . TM Editores – Tercer Mundo Editores, Bogotá, D.C. 1998

 

 

Uso apropiado de los documentos:

FUNLIBRE

ü        Los documentos pueden ser bajados o impresos (una sola copia) para uso personal.

ü        Usted esta en libertad de editarlos y usarlos en sus proyectos, dando el crédito al autor del documento.

ü        Está prohibido, moral y legalmente, vender el documento o hacer una reproducción del mismo con ánimo de lucro.

ü        No esta autorizado copiar, extraer, resumir o distribuir el documento fuera de su propia organización y/o de manera que compita o substituya la base de documentos de FUNLIBRE o de las Redes de las que la Fundación es el Nodo Central.

 

FUNLIBRE es una ONG sin ánimo de lucro que desde el año 1988 ha venido impulsando con vocación latinoamericanista el fortalecimiento y desarrollo del sector de la recreación y el tiempo libre en Colombia y la Región mediante la Investigación, la Formación, las Vivencias y la Gestión en Recreación.

 

Nos interesa conocer sus comentarios sobre los documentos

Envíenos un mensaje

 

Repórtenos el uso del Documento

VOLVER A LA RELACION DE PONENCIAS DEL II SIMPOSIO

   Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE © 1988 - 2006

Fundación Latinoamericana de Tiempo Libre y Recreación - FUNLIBRE Costa Rica



1 Sánchez, N. D. Concepto de Recreación Subyacente en la Escuela de Animación Juvenil. En Memorias II Simposio Nacional de Investigación y Formación en Recreación, Bogotá, 27 al 29 de Septiembre de 2001

2 Tabares, J.F. El Desarrollo Humano como marco de análisis del ocio en la actualidad. En Memorias II Simposio Nacional de Investigación y Formación en Recreación, Bogotá, 27 al 29 de Septiembre de 2001

 

3 Bricknell, L. Leisure? According to Who?. En Leisure: Modernity, Postmodernity and LifeStylaes. Leisure in Different Worlds, Vol. 1. LSA. London

4 Kelly, R. John. Meanings of Leisure: An Introduction. En Leisure Identities and Interactions. George Allen & Unwin, 1983, London.

5 Neulinger, Ch. The Psychology of Leisure. Charles C. Springfield III. Thomas, 1974.

6 Osorio, E. La Recreación como satisfactor sinérgico. Documento Inédito Funlibre, 1999.

7 Gibbons M. et al.  The New Production of Knowledge: The dynamics of science and research in contemporary societies.  Sage Publications, 1994.

8 Savater Fernando, El Valor de educar, Ed. Ariel, Colombia, 1997.

9 PROGRAMA DE NACIONES UNIDADES PARA EL DESARROLLO. Educación para la Ciencia y la Tecnología, capítulo 8. En Educación La Agenda del Siglo XXI – Hacia un Desarrollo Humano.PNUD . TM Editores – Tercer Mundo Editores, Bogotá, D.C. 1998